Felisa

Latin Indie Pop

Así compuse REAL, mi próximo álbum (Parte III)

El estudio de grabación es precisión de ideas y sonido, en cambio los conciertos son la magia de un instante que nunca se repite. Cuando el artista se para en un escenario muestra todo lo que es y no es en ese instante. Es un momento hermoso de desnudez y vulnerabilidad. Por eso amo ir a conciertos.

Con Lianne La Havas después de su concierto en Boston.

Con Lianne La Havas después de su concierto en Boston.

Ir a conciertos para descubrirse

El 2016 fue el año en el que mas conciertos he ido en mi vida. Vi desde la simpleza de Lianne La Havas sosteniendo un concierto completo sola con su guitarra y su voz potente hasta a Christine and the Queens con un show de bailarines que me hizo recordar los comienzos de Michael Jackson y Madonna; desde ensambles pequeños como el trío de Thundercat, hasta el sonido delicioso de las dos baterías del ensamble de Corey Henry y los Funk Apostoles; desde el mutismo sabio de Bob Dylan, quien ya lo ha dicho todo en sus canciones, hasta los discursos maestros de Kendrick Lamar en medio del concierto; desde las visuales con sonido de Tame Impala hasta el sonido sin visuales de Bombino; desde conciertos increíbles de amigos músicos que en el momento desee que más gente pudiera escucharlos, hasta el artista desconocido en Central Park del que nunca supe el nombre.

El común denominador en todos estos conciertos que disfruté y volvería a repetir, es que sentí ante todo honestidad por parte del artista. Percibí en ellos una maestría no solo técnica sino de alguien que ha dedicado tiempo y vida a pensar, sentir, escuchar y descubrir. Confirmé con cada concierto, que mi camino de autodescubrimiento era el que debía y quería recorrer. 

Hice una playlist con los conciertos a los que fui durante el 2016 y que fueron una gran fuente de inspiración para mí. Síguela y compártela :)

Así compuse REAL, mi próximo álbum (Parte II)

Cuando era niña mi mamá no me dejaba ver casi televisión. Yo encontraba formas de hacerle trampa y la más efectiva era sobornando a la señora que me cuidaba para que me dejara ver Pokemón, Caballeros del Zodiaco y Verano eterno. A pesar de todo, la restricción de mi mamá sirvió para volverme una buena lectora. El año pasado hubo un libro que influyó mucho mi trabajo y que me ayudó a salir de un bloqueo creativo. Aquí te cuento cuál fue.

20148719_851006325056302_2058612832_o.png

Abrir un libro para cerrarlo siendo diferente
A pesar de que amo los libros, las distracciones del internet cobraron su cuota de atención. En 2015 empecé siete libros distintos, pero no terminé ni uno solo. Estaba dispersa. Uno de los propósitos al comenzar el 2016 fue retomar la lectura y terminar los libros que me empezara. En marzo llegó a mis manos Just Kids de Patti Smith, me lo leí en poco tiempo y cuando leí la última hoja supe que la persona que había abierto el libro hacía solo unos días no era la misma que lo estaba cerrando.

El libro removió en mí unas preguntas que estaba evadiendo pero que no me soltaban: ¿Por qué estoy haciendo arte? ¿Por qué escribo canciones? ¿Qué sentido tiene dedicar mi vida a hacer esto y no a algo más?

20149063_851006318389636_1284019972_o.png

Si, así soy, siempre existencial. Me acuerdo de una borrachera a los 17 años en la que mis amigas me encontraron acostada a la entrada de mi apartamento. Cuando me preguntaron por qué estaba ahí tirada mirando el cielo, yo les contesté que estaba divagando en la ausencia del ser . Este libro me puso en ese modo, pero al mismo tiempo me dio luces para comprender mejor mi vocación. Un mes después de haberlo leído, nació la primera canción de REAL.

Patti Smith discussed her National Book Award-winning memoir "Just Kids" at the National Portrait Gallery on December 11, 2010. She was interviewed by the NPG's David C. Ward, Historian. "Just Kids" is a memoir of early 1970s Manhattan and of Patti Smith's friendship with artist Robert Mapplethorpe

Así compuse REAL, mi próximo álbum (Parte I)

Crear es transformarse. Solo ahora cuando miro hacia atrás me doy cuenta de la transformación emocional y espiritual que detonó en mí la creación de mi primer álbum. Aquí te comparto mi experiencia, tal vez eso que me inspiró a mi también pueda inspirarte a ti.

Nueva York, la ciudad donde escribí el disco. Foto: Jorge Caraballo. 2016.

Nueva York, la ciudad donde escribí el disco. Foto: Jorge Caraballo. 2016.

La musa no existe
Escribir estas canciones nuevas replanteó por completo mi proceso creativo. Antes escribía canciones esporádicamente, cuando se me ocurría una idea, pero podía pasar meses sin volver a sentir ese impulso de escribir algo nuevo. Durante el primer semestre del 2016 me sentí como la escritora que espera, con un lápiz en la mano y una hoja sobre el escritorio, a que mágicamente llegue la musa. Pero no pasaba nada. Escribí muy poco y nada de lo que escribí me gustó. No lo sentía honesto. Dudé de mis capacidades: tal vez solo podía cantar,pero no hacer buenas canciones.

Escuché música sin juzgarla
Me dediqué a tocar guitarra, a improvisar melodías y a escuchar música. Me dedique a redescubrir mi gusto musical. Escuchar para darme cuenta qué me movía, qué disfrutaba y me emocionaba, más allá de tendencias, más allá de lo que se considera pop mainstream, experimental o inteligente. Recuerdo una conversación con Mateo Lewis en California en la que me contó que él escuchaba de todo, hasta Justin Bieber, y que encontraba en esos artistas mucho para aprender. Fue como romper un tabú. Dejé al lado las etiquetas y escuché por primera vez en muchos años la música sin juzgarla. Simplemente descubriendo qué me hacía sentir. En el proceso conocí música nueva, redescubrí artistas y me dejaron de gustar otros.

Playlist como herramienta creativa
Empecé a hacer una lista de reproducción en Spotify de referentes musicales, canciones que me gustaban por diferentes razones y que tenían elementos que quería tener en cuenta a la hora de hacer canciones nuevas y pensar en su producción. Ese universo de sonidos fue el origen, el suelo fértil para que algo nuevo surgiera. Bienvenido al universo sonoro de REAL.