Felisa

Latin Indie Pop

Cantante y compositora colombiana que se viene posicionando como una de las nuevas caras del indie pop latino. Sus letras sugestivas se combinan con melodías pegajosas y ritmos que fusionan sonidos del indie pop con géneros afroamericanos y afrolatinos.

REAL como las estrías

Hacer la paces con mi panza

Debo decir que solo desde el año pasado siento que empecé a hacer las paces con mi cuerpo. Recuerdo una imagen cuando tenía 10 años metiéndome un par de medias en cada teta y deseando que crecieran rápido porque así no se me iba a notar tanto la pancita que tenía. A los 13 empecé a sufrir porque no era alta y flacuchenta como muchas de mis amigas. Empecé a hacer dietas tan estrictas que eran imposibles de cumplir. Terminaba la semana frustrada y me desvelaba los domingos pensando en qué podía hacer para comer menos sin saber que mi cuerpo necesitaba todas esas calorías porque era una niña activa y deportista. Sufría muchísimo en los paseos, sobre todo del colegio, porque involucraban plan de piscina. Semanas antes empezaba a hacer abdominales como una desquiciada y deseaba que mi panza desapareciera. Podría seguir contando miles de historias similares a lo largo de mis años, todas definidas por el mismo patrón: un odio gigantesco por mi cuerpo.

La violencia contra el cuerpo de la mujer

Crecer en Medellín no fue fácil. La ciudad, desde muy temprano en la vida de las mujeres, nos enseña que “a las gorditas solo las quiere la mamá”, que hay que ser bella para ser exitosa y que hay que arreglarse SIEMPRE para salir a la calle. Una ciudad que no soporta que algo cuelgue o se arrugue porque todo se puede solucionar con horas en el gimnasio, dietas y bisturí. Medellín siempre tiene la manera de recordarte que tu cuerpo es “inadecuado”, y quiere obsesionar a las mujeres con su apariencia, tal vez porque así es más fácil controlar sus vidas.

Hacer un video clip para retar los estándares de belleza

“REAL” es una canción que habla de ser fiel a sí mismo, pero con el videoclip Catalina Arroyave –la directora del video–, y yo queríamos agregar una capa discursiva adicional a la canción y mostrar lo que para nosotras es la belleza real. Queríamos retar los estándares y mostrar cómo ese concepto de lo bello es mutable y cambia cuando cambiamos la manera en la que miramos.

Conocí la belleza absurda

Catalina me habló de Juliana Paucar, una mujer que hace seis años sufrió un accidente en el que se le quemaron sus piernas y que a raíz de su proceso de sanación físico, emocional y espiritual, abrió una cuenta de Instagram llamada @BellezaAbsurda. Desde el primer momento en que conocí a Juli ella fue muy abierta para contarnos su historia. Nos contó lo difícil que fue pasar cinco meses en el hospital, las terapias interminables por las que tuvo que pasar y cómo, a pesar de lo dolorosa que es la recuperación de una quemadura, lo más difícil de todo fue aceptar que sus piernas no iban a verse nunca como antes. Nos contó entre risas que la primera vez que fue a la playa después del accidente, se puso leggings y todo el mundo la miraba por que era una persona en la playa usando leggings con vestido de baño. En ese momento ella se dio cuenta que la gente igual la iba a mirar, decidió quitárselos y dejó de ser un problema suyo: “El que no quiera verlas que no las mire”. Juliana es la protagonista del videoclip de REAL.

Juliana Paucar @Bellezaabsurda

Toma 1: Grabando

Llegamos desde muy temprano a una casa de una amiga en Santa Elena. Cada uno tenía muy claro su papel para que el rodaje pudiera salir bien y el mío era hacer sentir a todo el mundo contento: que no faltara la hidratación, el café para la energía, el desayunito, el almuerzo y el postre para todos. Me encantó no ser la protagonista, me encantó poder dedicarme a observar el trabajo cuidadoso de los demás y me encantó poder documentar el detrás de cámaras.



Aprendizaje

Como mujer quiero agradecerle más a mi cuerpo. Agradecerle que funciona, que es mi vehículo para poder estar en el mundo y vivir esta experiencia de estar viva. Quiero cuidarlo como cuido lo que amo: mis gatos, mis matas, a las personas que quiero… sin imponerle una forma determinada sino nutriéndolo con cariño y cuidado.